Buscar este blog

Translate

INTRODUCCIÓN DEL LIBRO LA QABBALAH

INTRODUCCIÓN

A mi tercer volumen de la iniciación al hermetismo le he dado el título de la
Llave de la Verdadera Qabbalah, lo que, estrictamente hablando, es una
teología tratando con el Conocimiento de la Palabra. Cuando nos
comprometemos en Teurgia, uno debe, en cualquier caso, haber ido a través
de un desarrollo mágico, i.e. uno debe al menos manejar completamente las
prácticas de mi primer volumen Initiation into Hermetics. Como mis dos
primeros trabajos, el presente libro, también, consiste en dos partes. En la
primera parte, la teoría, yo preparo al lector para las dificultades en el campo
de La Qabbalah, donde la segunda parte contiene la parte práctica.
Mucho ha sido escrito acerca de La Qabbalah, una cosa difícil en la literatura
hermética, pero en la práctica solo un poco puede ser usada de todo esto. Casi
siempre es reclamado que la persona comprometida en La Qabbalah debe tener
comando del lenguaje hebreo, sin lo cual es imposible estudiar La Qabbalah. La
Qabbalah académica, en la mayoría de los libros, es usualmente del hebreo
original y es dicho para llevar al estudiante a una filosofía de vida en la línea de
un modelo cabalístico. Pero un número de libros también indica que la práctica
y el uso de la verdadera Qabbalah son muy limitados. Unos pocos clérigos
judíos (rabbís) tienen conocimiento de la Qabbalah, pero, debido
probablemente a su pensamiento ortodoxo, lo mantienen estrictamente
confidencial, ni siquiera pequeños fragmentos de la práctica cabalística han
llegado a ser conocidos por el público.

Las distintas descripciones de la Qabbalah no ofrecen detalles teóricos al
estudiante seriamente interesado, no dicen nada acerca de cualquier
sugerencia verdadera para la práctica. Solo proveen en la mayoría, una
filosófica representación del micro y macrocosmo. El estudiante de Qabbalah no
puede tener una idea de la filosofia cabalística de la vida en absoluto, ya que,
por un lado, no será capaz de ver el camino en su gran confusión de ideas y ya
que, por otro lado, será aun dejado en la oscurid ad debido a la contradictoria
declaración hecha en diferentes libros.
Mi presente libro contiene la teoría tan bien como la práctica , siendo lo último
especialmente amplio, como el diligente estudiante de Qabbalah verá por si
mismo. Representar toda la comprehensiva Qabbalah en un libro es, por
supuesto, imposible por meras razones técnicas. Sin embargo, yo he tomado el
collar junto a las perlas de esta maravillosa ciencia en una cadena
extremadamente hermosa. Por hacerlo así, yo he tomado en cuenta las leyes
de la analogía del micro y macrocosmo, porque no podría ser hecho de otra
manera, así el total aspecto de la Qabbalah está siendo hecho sin ninguna
brecha. Yo hago poco uso , tanto como es posible , de los numeroso términos
hebreos los que han sido comúnmente usados en la Qabbalah hasta la fecha y
prefiero términos que son fácilmente entendidos por todos. De cualquier
manera, el lector que estudie mi libro obtendrá una idea muy diferente, i.e., la
idea correcta de La Qabbalah Práctica.
El que quiera tener éxito en convencerse a si mismo de la realidad de la
Qabbalah en la práctica debe ir primero a través de mis dos primeros libros,
Initiation into Hermetics y The Practice of Magical Evocation, sistemáticamente.
Además el entrenamiento para alcanzar la perfección sería demasiado largo y
cualquier éxito resultaría muy tarde. Sin embargo, es bastante para el lector
estudiar mis libros solo teóricamente. Por hacerlo así, adquirirá un conocimiento
que no sería capaz de obtener de cualquier libro filosófico. Pero el conocimiento
no es sabiduría. Conocimiento depende del desarrollo de las facultades
intelectuales del espíritu; la sabiduría, por otro lado, necesita de un desarrollo
equilibrado de los cuatro aspectos del espíritu. Por lo tanto, el conocimiento es
mera filosofía, la que sola en si misma no puede hacer al hombre ni Mago ni
Cabalista. Este hombre será capaz de decir un montón acerca de Magia,
Qabbalah, etc., pero nunca será capaz de entender los poderes y facultades
correctamente.
Con estas pocas palabra s yo he explicado al lector la diferencia entre el filósofo
y el sabio. Es decisión propia de seguir el paso más conveniente, o el mero
conocimiento o el avanzar a través del más arduo paso de la sabiduría.
Ya los pueblos primitivos, no importa que a raza pertenecían y en que parte de
nuestro globo terráqueo habitaran, tenían su religión especial, i.e., una idea de
Dios, y consecuentemente también un tipo de teología. Cada una de estas
teologías estaba dividida en dos partes: una exotérica y otra esóterica, el
conocimiento exóterico de Dios era el conocimiento de la personas y el
conocimiento esóterico, por otro lado, era la teología de los iniciados y altos
sacerdotes. El conocimiento exóterico nunca contenía alguna cosa de la
verdadera Magia o Qabbalah. Así solo magos y cabalistas podían ser iniciados
en los pueblos primitivos.
Desde los días de yore ha sido el mandamiento más sagrado mantener esta
sabiduría estrictamente confidencial; primero en orden a mantener la autoridad;
segundo en orden a no perder el poder sobre el pueblo y tercero, en orden a
prevenir cualquier abuso . Esta tradición ha sido mantenida hasta los días
presentes, y aunque mi libro lleva el conocimiento completo a los lectores solo
lo hará conocedor, pero nunca lo hará sabio. Tendrá que esforzarse en esto
último por trabajo honesto y práctico. El estado de sabiduría es posible de
alcanzarse dependiendo, nuevamente, solo de su madurez y desarrollo
personal. Mi libro hará accesible a la sabiduría más alta solo al realmente
maduro, i.e., el iniciado, así dejando una gran brecha entre el conocedor y el
sabio y no sobrepasar el mandamiento del silencio, a pesar de mi publicación
de las verdades y secretos más altos. Para el hombre conocedor, la sabiduría
siempre quedará oculta; solo será destin ada completamente al iniciado.
La ciencia de la Qabbalah, i.e. Teurgia, es muy antigua y se levanta en el
Oriente. En los sabios del amanecer de la historia descansan los secretos más
grandes del lenguaje universal, el lenguaje metafórico, como puede ser visto
desde los jeroglíficos de los pueblos antiguos, los Egipcios, y similares. Los
sabios antiguos podrían solo pasar en su sabiduría en el lenguaje metafórico,
i.e., en un estilo simbólico. La absorción de esta sabiduría, entonces siempre
dependerá del estado de madurez del estudiante pertinente. Toda la sabiduría
oriental descansa solo en el lenguaje simbólico. La sabiduría queda en secreto
al inmaduro o, en otras palabras, a la persona que no ha alcanzado el estado
necesario de madurez por desarrollar su individualidad bajo la guía de un
maestro, un gurú. Esto es porqué hasta hoy todos los verdaderos libros de
iniciación están en acuerdo unos y otros en el punto que sin un gurú personal
no solo es imposible, sino que es peligroso. Un verdadero iniciado tiene que
explicar el significado simbólico de los escritos gradualmente al estudiante, de
acuerdo al desarrollo del mismo y le enseña lo simbólico, i.e., el lenguaje
metafórico. El estudiante pronto obtendrá usar el lenguaje de su maestro y es
capaz de pasar a la sabiduría en este lenguaje simbólico . Así, hasta el presente
día, esta ciencia sagrada ha pasado de una persona a otra meramente por la
tradición. Cualquier explicación que un maestro da a su estudiante es por
inspiración, así que repentinamente llega a ser claro al estudiante lo que el
maestro quiere decirle. Esta iluminación, i.e., iniciación, tiene un número de
nombres en el Oriente, por ejemplo ¨abisheka¨, ¨angkhur¨, etc. Nunca hizo a
un maestro revelar el verdadero misterio de la sabiduría al pobremente
preparado o inmaduro. No habría duda, también magos y cabalistas que
dejaron atrás algunos escritos acerca de la sabiduría más alta. Pero, como ya
mencioné, la sabiduría más alta está toda descansando en el lenguaje simbólico
y si, por chance, llegaron a las manos de una persona inmadura quedan
inexplicables para el. Sin embargo, algunas veces pasa que una persona
inmadura tratan de explicar esta sabiduría desde su propio punto de vista. Esta
explicación está lejos de cualquier verdadera interpretación sin decir nada. La
mayoría de escritores que han tenido éxito en mantener estos escritos detrás
por iniciados del Oriente siempre hicieron el mismo error, i.e., ellos tradujeron
estos escritos dentro del lenguaje del intelecto, interpretándolos literalmente.
Ya que ellos no fueron usualmente suficiente maduros para interpretar
correctamente los símbolos de un misterio o una práctica, así, debido a la
pérdida del necesario entrenamiento y el verdadero entendimiento del lenguaje
metafórico o cósmico, dieron nacimiento a numeroso errores en el hermetismo.
Hoy difícilmente alguien puede imaginar cuantas prácticas absurdas han sido
publicadas en el lenguaje civilizado.
En mi libro presente yo he transformado el lenguaje simbólico dentro del
lenguaje del intelecto, haciendo accesible el paso a la verdad hermética,
Qabbalah, i.e., el misterio de la palabra, en una manera en la cual el iniciado
puede seguramente proceder.

El Autor